ESCLEROTERAPIA ECOGUIADA - Doctor Pérez Monreal
213
page-template-default,page,page-id-213,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

ESCLEROTERAPIA ECOGUIADA

Escleroterapia ecoguiada

El tratamiento con espuma esclerosante guiado con ecodoppler es el tratamiento más demandado.

El uso de la escleroterapia clásica de varices se remonta a 1853. Se trata de una técnica muy usada en todo el mundo.

Las ventajas de la escleroterapia ecoguiada con espuma respecto a otras técnicas de esclerosis líquida son evidentes e importantes: en primer lugar, se hace necesaria mucha menos cantidad de fármaco (esclerosante líquido), para producir el efecto deseado, con lo que disminuyen considerablemente los posibles fenómenos de toxicidad y alergia.

Técnica ecoguiada con espuma

Además, el fármaco en forma de espuma, aumenta considerablemente la superficie de contacto con la pared interior de la variz, así como el tiempo de acción , por lo que se potencia muchísimo su acción química. Si a esto añadimos que el tratamiento es fácilmente controlable mediante ecografía se convierte en un arma muy potente y segura.

Sin ingreso, sin cirugía, sin quirófano y muy poco o nada molesta. Es una técnica muy apreciada por la comunidad científica flebológica internacional.

La indicación principal es el TRATAMIENTO DE LAS VARICES DE LOS MIEMBROS INFERIORES, incluso cuando son de gran calibre.

Los mejores resultados se obtienen en varices tronculares en las que el tronco de la vena safena interna no supera los 10 mm y el tronco de la vena safena externa los 8 mm, como señalan con buen criterio la mayor parte de guías clínicas.

Existen autores que no limitan la indicación por el calibre venoso.

Punción de una variz no visible guiada por ecografía

En algunos de estos casos de gruesas venas safenas, puede ser planteable y beneficioso para el paciente el realizarlo, aunque habitualmente es más eficaz tratar los troncos con procedimientos térmicos (Closure o láser endovenoso).

También es muy útil el tratamiento con espuma en varices de miembros inferiores asociadas a la presencia de varices pélvicas y en las recidivas varicosas, en regiones donde una nueva cirugía está condenada a fracasar.

No existe contraindicación en su uso en pacientes que toman Sintrom. Las ventajas respecto a otras técnicas son evidentes: es un tratamiento ambulatorio que se realiza en la consulta.

(Izquierda) Varices antes de ser tratadas – (Centro) Progresiva desaparición con zonas visibles y endurecidas – (Derecha) Reabsorción y desaparición completa a los 4 meses de comenzar el tratamiento

Existen multitud de publicaciones científicas y guías de consenso internacionales que pautan las líneas del tratamiento.

Se realiza en la consulta en sesiones que deben repetirse cada 15 días o 3 semanas inicialmente . Pueden ser necesarias hasta 8 sesiones de tratamiento para una pierna aunque habitualmente se realiza en 4-5 sesiones.

Es muy importante realizar revisiones programadas anualmente al igual que sucede con cuialquier otro tratamiento, ya que al tratarse las varices de una enfermedasd crónica,  es más que probable que a lo largo de la vida del paciente sea necesario realizar alguna sesión con espuma (sesiones habitualmente aisladas) como mantenimiento del resultado del tratamiento inicial.

Entre los inconvenientes, el más importante es la duración del tratamiento, que puede oscilar entre 3 a 6 meses desde su inicio hasta el “alta” o fecha en la que se aprecia el resultado final.

El tratamiento con espuma es un proceso que requiere este tiempo para que las varices tratadas pasen por el proceso de reabsorción.  Durante ese tiempo es necesario llevar una media elástica adaptada al tipo de varices tratadas.

Las complicaciones graves son excepcionales, siendo normales los hematomas y los trayectos indurados que ceden hasta desaparecer progresivamente. Es importante que el médico que trata posea una formación intensa en la patología venosa , en ecodoppler vascular y en inyecciones guiadas por ecografía para que el proceso realizado sea seguro y para que en caso de existir alguna complicación, ésta pueda ser tratada de forma acertada y precoz.